• portada-yerba-buena-2
  • portadas-cajas-filial-1
  • portada-rcp-1
  • portada-filial-2
  • portada-fachada-yb-1
Inicio » Noticias | Actualidad » Cadena de Frío

Cadena de Frío

Hace mucho calor y es común llegar a casa, que no den ganas de encender la cocina y entonces vamos directo a la heladera, por eso desde el Instituto de Previsión y Seguridad Social de Tucumán queremos dejarte algunos consejos a tener en cuenta y evitar inconvenientes con los alimentos que vamos a consumir.

Cadena de Frío

Lo primordial a tener en cuenta es, antes de comprar e inclusive antes de consumir cualquier mercadería, es muy importante controlar la fecha de envasado y vencimiento de los productos.

Aquellos que están por viajar a disfrutar de la playa u otros lugares de veraneo, deben prestar mucha atención a la hidratación poniendo mayor cuidado en la manipulación y traslado de alimentos, sobre todo aquellos que requieren refrigeración, como ser lácteos, quesos, sándwiches y carnes, evitando así la multiplicación de bacterias que causan las llamadas Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA).

Es durante el verano que suele incrementarse el riesgo de contraer estas enfermedades transmitidas por alimentos, debido a que las altas temperaturas y la humedad ambiente aumentan la posibilidad de desarrollo de bacterias, si se corta la cadena de frío.

Las ETA, se desarrollan luego de consumir alimentos o beber agua que contienen contaminantes peligrosos para la salud, provocando diarreas, vómitos o dolores semejantes a los de una gripe, unas horas o inclusive días después de la ingesta de los mismos.

Para evitar contraerlas, se recomienda tomar ciertas precauciones como una correcta higiene de los productos frescos y envasados y controlar la buena conservación de los mismos, vigilando la fecha de envasado y vencimiento, así como la temperatura a la que deben ser mantenidos.

Si vas a salir al aire libre, debes  llevar los alimentos en una heladera portátil y protegerlos del sol. Si esto no fuera posible, elegí aquellos alimentos que soportan mejor las condiciones de temperatura ambiente como los enlatados, frutas o desecados en vez de lácteos, quesos o sándwiches.

Los productos que estén listos para consumir, no deben permanecer fuera de la heladera por más de una hora antes de ingerirlos, recalentarlos, refrigerarlos o congelarlos, por lo cual se recomienda desechar sobrantes de comida que hayan permanecido sin refrigeración por un tiempo mayor al señalado.

En el caso de las frutas y verduras, debes lavarlas cuidadosamente antes de ingerirlas, para evitar tanto la contaminación microbiana como la presencia de productos químicos.

Ya sabes, la prevención evita contraer enfermedades, no dejes que te pase a vos.