• slider-inst-interventor
  • centro-calidad-vida-2017
  • slider-inst-1
  • slider-pag-web4
  • slider-inst-salon
Inicio » Noticias | Actualidad » Día Mundial de la Lucha contra la Artritis Reumatoide

Día Mundial de la Lucha contra la Artritis Reumatoide

Con el Objetivo de concientizar y desarrollar medidas públicas que puedan reducir esta enfermedad que afecta entre 1 y 1.5% de la población del planeta, hoy se celebra el Día Mundial de la Lucha contra la Artritis Reumatoide (AR).

Día Mundial de la Lucha contra la Artritis Reumatoide

Para este 2017 el lema es: “No tardes, conéctate hoy”.

Desde el IPSST adherimos a esta campaña buscando promover conciencia y dando a conocer todas las medidas destinadas a reducir la carga mundial de esta enfermedad, trabajando desde el Centro de Calidad de Vida, órgano dedicado a la promoción de la salud y prevención de enfermedades en el que se implementan Planes y Programas Especiales enfocados a la atención personalizada.

Este Centro realiza el seguimiento y control de patologías sensibles para la sociedad, que requieren un trato diferente y eficiente como ser la Diabetes, Enfermedades Oncológicas, Esclerosis Múltiple, Hemofilia, HIV y Artritis Reumatoide.

La AR es una enfermedad crónica, sistémica y autoimune que produce inflamación en las articulaciones produciéndo dolor, rigidez, deformidad y dificultad para el movimiento, aunque también puede afectar otras partes del organismo.

Esta enfermedad se puede presentar a cualquier edad aunque es más frecuente en mujeres, presentándose con mayor frecuencia entre los 45 y 55 años.

La AR es una de las enfermedades musculo esqueléticas que existen, sobre la que se desconoce la causa que la provoca y aunque en el imaginario social se cree que es una enfermedad que llega con la vejez, la realidad es que afecta al 1 por ciento de los argentinos, lo que se traduce en más de 400 mil personas, de acuerdo al último censo.

Para los especialistas, lo más importante, para ayudar al paciente generar una buena calidad de vida y detectar el mal lo más tempranamente posible. Para ello, hay que estar atento a los síntomas que inicialmente producen una inflamación apreciable a simple vista y causa dolor en el individuo que la padece. Junto con la inflamación, pueden aparecer otras manifestaciones como son el aumento de volumen, rigidez tras el descanso nocturno que va desapareciendo progresivamente a medida que el paciente ejerce su actividad diaria, debilidad muscular y limitación de la movilidad.

Asimismo, pueden aparecer abultamientos duros (nódulos reumatoides) en las zonas de roce de la piel como los codos, el dorso de los dedos de las manos y de los pies, que también pueden localizarse en el interior del organismo.