• encabezado-nuevas-modalidades-2
  • encabezado--laboratorios
  • encabezado-denuncias-2
  • encabezado-atencion-directa-4
  • encabezado-insulina-1
Inicio » Noticias | Actualidad » Golpe de calor ¿Cuáles son los síntomas y cómo prevenir?

Golpe de calor ¿Cuáles son los síntomas y cómo prevenir?

Para disfrutar del verano de manera saludable,  ante las altas temperaturas, desde el IPSST le brindamos recomendaciones para evitar un  golpe de calor.

Golpe de calor ¿Cuáles son los síntomas y cómo prevenir?

En esta época del año, las elevadas temperaturas son habituales en la provincia, por lo tanto, los golpes de calor se presentan frecuentemente debido a la exposición al sol durante un periodo prolongado de tiempo, el desarrollo de actividades en ambientes calurosos y poco ventilados, y la deshidratación continua del cuerpo.

los síntomas más comunes son:

  • Sudoración excesiva.
  • Piel enrojecida, caliente y seca.
  • Sensación de calor sofocante.
  • Sed intensa y sequedad en la boca.
  • Calambres musculares.
  • Agotamiento, cansancio o debilidad.
  • Dolores de estómago, náuseas o vómitos.
  • Dolores de cabeza.
  • Irritabilidad.
  • Mareos o desmayo.
  • En el caso de los bebés, la piel se muestra irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal.

Hay que tener en cuenta que cualquier persona puede tener estos indicios ante la exposición al calor, siendo los más vulnerables los bebés, los niños y las personas mayores de 65 años.

Para prevenir este cuadro, es importante tener en cuenta estos consejos:

  • Tomar abundante agua durante todo el día.
  • No exponerse al sol entre las 10 y las 16 horas o protegerse usando gorro o sombrilla.
  • Reducir la actividad física en los horarios de mayor calor.
  • Ingerir frutas y verduras evitando comidas abundantes.
  • No consumir bebidas alcohólicas o muy azucaradas.
  • Permanecer en espacios ventilados.
  • En el caso de lactantes, se les debe dar el pecho con mayor frecuencia y mojarles el cuerpo manteniéndolos frescos. Si tienen más de 6 meses, se debe darle agua fresca apta para el consumo.

Es recomendable que ante la aparición de algún síntoma, concurra de inmediato al médico y si es posible intente bajar la temperatura del cuerpo con paños fríos o con un baño en agua helada, ingiera agua fresca, permanezca en un lugar fresco y ventilado, y evite automedicarse.